Archivo de la categoría: General

Novela corta en España s. XX

Portada de Tánger pequeño MontecarloLa Biblioteca Juan Goytisolo guarda una colección destacada de literatura popular, este material se encuentra en el depósito aunque los títulos se pueden localizar en nuestro catálogo y consultar y en algunos casos prestar. Periódicamente organizamos exposiciones bibliográficas para dar a conocer esta parte importante de nuestro fondo, como la que se hizo a finales de 2016 con el título de  “Novela corta en España s.XX”.

En la introducción del catálogo de la exposición se explicaba:
A principios del siglo XX  en España se comienza a difundir la literatura en colecciones de novelas cortas, en rústica, de formato octavo y con no más de 100 páginas por obra. El papel es de baja calidad por lo que se abarata el coste. Aparecen editoriales especializadas en este tipo de literatura como Editorial Bruguera, Toray o  Molino.

Las consecuencias de la aparición de estas colecciones fueron:

  • Cambio de hábitos de lectura.
  • Recuperación de la novela corta y el cuento.
  • Incorporación de autores nuevos.
  • Incluir en el público lector a la clase obrera.
  • La lectura es la forma más barata de cultura y ocio.
  • Se abarata el coste de la edición.
  • Se emplea la literatura como reforma tanto política como social.
  • Aparece una literatura basada en una nueva moral sexual.
  • El lector se identifica con la literatura.
  • Aparecen nuevos ilustradores, caricaturistas y dibujantes.
  • Se desarrollan diferentes géneros literarios, teatro, poesía, argumentos cinematográficos novelados, etc.

 

El listado de las colecciones de las que se recogía material eran las siguientes:

Catálogo en pdf

Historias de Conrado

Historias de ConradoConrado Sousa González nació en Huelva en 1926, es calafate, como lo fue su padre, ebanista y armador. De pequeño trabajó en un astillero de su ciudad y el primer barco que hizo fue una patera que un trabajador portugués del taller le ayudó a pasar del modelo al trazado.

Hizo el servicio militar obligatorio en Sevilla, dos años, en los cuáles hacía muebles y ganaba algo de dinero además de reparar las barcas de Plaza de España. Estando en Sevilla sus padres se trasladaron a Larache y cuando acabó el servicio se fue allí. Se hizo una pequeña barraca y allí construyó su primer barco.

Pronto su padre y su hermano empezaron a trabajar con él. Destacaba por su rapidez y en una semana podía hacer un bote completo calafateado y pintado. Poco a poco fue construyendo más barcos y se fue haciendo una flota de pesca propia.  Hasta crear un astillero llamado Pechnor el cual sigue funcionando y llevan sus tres hijos varones.

Estas historia la transcribe Antonio Herraiz en el libro “Historias de Conrado” un álbum familiar  que recoge anécdotas y fotografías de Conrado, su familia y los barcos. El autor las editó, con delizadeza y buen gusto, en 2010 como regalo familiar.

La familia Sousa ha tenido el detalle de donar un ejemplar de esta obra a la Biblioteca Juan Goytisolo, testigo de una familia española en Larache y conservamos este documento como testimonio en nuestra colección local.

Historias de Conrado

 

Novevades de invierno

Se acercan las vacaciones de Navidad,  la biblioteca estará cerrada del 24 de diciembre al 2 de enero. Ambos inclusive. Es una buena época para disfrutar las novedades que nos han llegado estos meses.

sumadeloscerosPortada "Porque ella no lo pidió"Portada "En cinco minutos levántate María"Portada "Los muertos viajan deprisa"

En novelas podéis reencontraros con la inspectora Valentina Negro en Los 
muertos viajan deprisa
una novela negra ambientada en la Semana Negra de Gijón. También están disponibles las dos últimas obras de Enrique Vila-Matas, Porque ella no lo pidió y de Juan José Millás, Desde la sombra. Además tenemos mucha ganas de descubrir a Eduardo Rabasa en La suma de los ceros y a Pablo Ramos en En cinco minutos levántate María.

Portada de "La voz que no cesa"Portada "El fantasma de Gaudí"Portada "La araña del olvido"Portada de "Jazz Maynard. 4"

En cómics se encuentran tres biografías, la de Federico García Lorca en La araña del olvido, la de Antoni Gaudí en El fantasma de Gaudí y la de Miguel Hernández en La Voz que no cesa, pero también hay sitio para los clásicos con el cuarto y el quinto y último volumen de Jazz Maynard y el recopilatorio completo de Dieter Lumpen.

Portada "A qué sabe la luna"Portada "Formas"Portada "La isla de Susu"Portada "Escarlatina, la cocinera cadáver"

Para los niños ya tenemos el clásico ¿A qué sabe la luna? y otra nueva obra de descubrir los colores y las formas con la reedición de los libros de John Reiss por Blackie Books. Estos se añaden a los que recibimos en primavera de Xavier Deneux editado por Combel.

Además tenemos la suerte de ampliar la lista de personajes para el público a partir de 8 años con Susu de La isla de Susu. Los autores Antonio G. Iturbe y Alex Omist repiten después de colaborar en El inspector Cito, con esta historia de una niña que se independiza en una isla remota para cumplir su sueño de ser jardinera submarina. Además también tenemos Escarlatina, una cocinera cadáver de Ledicia Costas premio nacional de literatura infantil y juvenil y si hay tiempo para perder se puede hacer algunos de los magníficos talleres de arte que propone Hervé Tullet en Diviérte. Talleres de arte

Cártel "Techo y comida"Cártel "Palmeras en la nieve"Cártel "Negociador"Cártel "Anacleto"

En películas se pueden ver Techo y comida de Juan Miguel del Castillo, un drama social por el que Natalia de Molina ganó el Goya a mejor actriz. O el drama romántico Palmeras en la nieve de Fernando González Molina con Mario Casas y Adriana Ugarte. También están disponibles Negociador de Borja Cobeaga, Anacleto: agente secreto de Javier Ruiz Caldera y El Clan de Pablo Trapero

75º aniversario de la biblioteca española de Tánger ( y III)

LOS AÑOS EN LA CALLE BÉLGICA (1971 – 1994)

Biblioteca española de Tánger

La biblioteca se traslada a la calle Bélgica y pasa a llamarse biblioteca española de Tánger, la dirige hasta 1986 Dora Bacaicoa cuando es sustituida por Jaume Bover. El local se inaugura el 24 de mayo y en julio ya se realiza la primera exposición de pintura.

El local
Entre 1970 y 1971 la biblioteca se traslada de la terraza al local que ocupaba el Banco Exterior en la calle Bélgica y que llevaba 10 años desocupado. El edificio se compró bajo la gestión del Sr. García Bañón, consejero cultural de la Embajada de España en Marruecos. Se utilizó para la compra el informe del arquitecto Jacques L. Payros. El edificio es de uso compartido con el Centro Cultural Español que ocupa los pisos superiores del inmueble y que dirige Sebastián Quesada.

Aunque se realizan algunas mejoras en el edificio los primeros años son difíciles y las condiciones del edificio se suman a los bajos presupuestos de ese tiempo. Hay humedades, parte de las estanterías se han montado y desmontado en los dos traslados anteriores y no se pueden aprovechar y hay libros en cajas por falta de infraestructura. Uno de los gastos más desproporcionado de este traslado son los 2.022 dh en agua al inundar la terraza para comprobar que habían solucionado el problema de filtraciones.

Despacho biblioteca española de TángerEl personal
Los años en la calle Bélgica la plantilla la conforman: Dora Bacaicoa Arnaiz, directora; Francisco Vélez González, auxiliar de biblioteca; Josefa Espinosa Jiménez, auxiliar de biblioteca; Mohamed Ben Bumgait y Abdeslam Yilali Alaoui, ordenanzas.

En 1974 Concepción López Beltrán sustituye a Josefa Espinosa como auxiliar. En 1985 Francisco Vélez se jubila y lo sustituye Victoria Holgado, que ya había colaborado en la biblioteca. En 1987 se jubila Mohamed Ben Bumgait y lo sustituye Abdeslam Djilali. En 1986 y después de 17 años en la dirección de la biblioteca Dora Bacaicoa es sustituida por Jaume Bover Pujol.

La colección y los servicios
En estos años se refuerza la sección infantil especialmente con 2 créditos extraordinarios en 1971 y 1974 y se compra la colección de Enyd Blyton, Tintin, Julio Verne, Capitan Trueno y obras de las editoriales Molino, Juventud y Bruguera. En la colección general se compran libros y manuales de oficios como electricidad y cocina y literatura como Cortázar o García Márquez.

Siguen las donaciones de entidades y particulares como el Instituto Politécnico Español, la biblioteca de Tetuán, el Cónsul de la República Federal alemana y después el Centro Cultural Alemán. En 1978 con Carlos Pereda Roig al cargo de la Oficina de Turismo Español en Tánger se traspasa el Archivo fotográfico de esta entidad. Entre los particulares destaca la donación de Emilio Monterero que dona la colección casi completa de Simenon y El Coyote.

Despacho biblioteca española de TángerLos presupuestos
El repunte de los precios en la ciudad, las necesidades del nuevo edificio, los bajos presupuestos y los gastos que se deben asumir directamente (electricidad, teléfono) marcan las dificultades de la biblioteca. A finales de los 70 no se encienden las luces del vestíbulo y deja de abrirse por las mañanas por no poder pagar la electricidad.

En 1984 llega un nuevo revés, con la anulación del crédito del Ministerio de Cultura para adquisiciones bibliográficas. El presupuesto se dedica en buena parte al mantenimiento (electricidad, teléfono, gas …) y en 1985 solo un 18 % de lo recibido se dedica a gasto cultural (adquisición de libros, actividades …). Uno de los factores que juega en su desventaja es el cambio de pesetas a dírhams, así que se les concede la misma cantidad de pesetas en años consecutivos pero eso cada les da cada vez menos dírhams. En 1985 el cambio pasa de 1dh/17 pts a 1dh/21 pts

Biblioteca del Instituto Cervantes
En 1992 con la creación del Instuto Cervantes la biblioteca y el centro cultural español se integran en la nueva institución y la biblioteca pasa a formar parte de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes (RBIC). En 1994 se trasladan al número 99 de la Avenida Sidi Mohamed Ben Abdellah.

 

 

Celebramos el 75 aniversario de la biblioteca

bcajg_poster75aniversarioMañana 23 de noviembre celebraremos el 75 aniversario de la biblioteca. Las actividades previstas son

Mercadillo de libros: de 10 a 19 h.
A partir de las 15 h con la presencia de Librairie Colonnes y Cercle des Arts

Visitas guiadas a los depósitos de la biblioteca.
A las 10 h y a las 16 h.
Se recomienda inscripción previa, se puede hacer en bibtan@cervantes.es o en el tfn 05.39.93.23.99
15 plazas por visita.

Conferencia a las 19 h.
“Los locales de la biblioteca” a cargo de Rachid Taferssiti

Os animamos a acercaros a la biblioteca y descubrir su rico patrimonio.

75º aniversario de la biblioteca española de Tánger (II)

LOS AÑOS EN LA TERRAZA RENSCHAUSEN (1950 – 1970)

Biblioteca española en Tánger 1951
Al producirse la independencia de Marruecos España traspasó las bibliotecas de la Alta Comisaría pero la biblioteca de Tánger no fue transferida, quizás por pertenecer a Exteriores.

En estos años en la terraza la biblioteca sale mencionada generalmente como biblioteca pública española pero en 1968 aparece por primera vez bautizada como biblioteca “Antonio de Nebrija” aunque en 1971 deja de utilizarse este nombre y pasa a llamarse Biblioteca española de Tánger

El local
Debido al alto precio del alquiler del local del Boulevard Pasteur la biblioteca se traslada a finales de 1949 a un edificio propiedad del Estado Español situado en el número 26 de la Avenida España con entrada por la Terraza Renschausen. El local, más pequeño que el anterior, tenía 120 m y 40 plazas y unas vistas magníficas sobre la bahía pero se encontraba en peor emplazamiento.

Proyecto de biblioteca infantil
Proyecto de biblioteca infantilEn 1953 Ricardo Blasco (Inspector central de bibliotecas) escribe al director Francisco Cuevas para que ponga en marcha la total instalación de la biblioteca infantil así que en 1954 éste le envía un presupuesto del proyecto técnico para la instalación, interior y al aire libre de la sección infantil.

El proyecto del contratista Ramón Atalaya Ceballos y propone “construir un recinto en forma de “patio andaluz” cubierto” donde las fachadas serán amplias cristaleras. Además se abriría una ventana ya existente en la fachada de la biblioteca pero cegada en el interior que se utilizaba entonces como almacén-depósito de revistas.

Se tiene también el proyecto que presentó el estudio de arquitectura Gabinete Arquing. El despacho con base en Tetuán estaba formado por los arquitectos Francisco de Asis Viladevall, Alfonso de Sierra Ochoa y el ingeniero Nicolás Baranda.

Proyecto de biblioteca infantilProponen la construcción de una pérgola en material resistente y de fácil entretenimiento (hormigón armado). Además para proteger el espacio de “indiscreciones callejeras” se aconseja cerrar la parte posterior de la terraza con una tela metálica donde se propone plantar trepadoras. También se plantea cerrar parcialmente el ambiente mediante un “metal desdoblado”, construir un almacén para revistas y muebles que serviría como pantalla protectora para el viento de levante. Y se crea una nueva puerta de acceso “graciosa e ingenua, como requería la mentalidad de los futuros usuarios” y abrir una ventana a la zona cubierta de la sección infantil. Ninguno de los dos proyectos se realiza.

El personal
La plantilla la conformaban un director, 2 auxiliares bibliotecarios y 2 subalternos. Hasta 1954 contaban con un conserje del que se pierde la plaza en ese año. El personal se mantiene estable aunque en estos años también trabajan en la biblioteca Esperanza Jiménez (1960-1965) como auxiliar de biblioteca, Abdeslam Yilali Alaoui que sustituye a Tsai Tsai como ordenanza a partir de 1969 . Francisco Cuevas García que fue director durante 27 años fue sustituido en 1969 por Dora Bacaicoa Arnaiz.

La colección y los servicios
Hasta 1951 la Junta de Intercambios y Adquisiciones de Libros y Revistas para Bibliotecas Públicas proporcionó presupuesto para la adquisición de libros, en 1952 la Junta se transforma en el “Servicio Nacional de Lectura”.

En 1964 la biblioteca contaba con 14.000 volúmenes y había 926 usuarios inscritos.

Había gran número de suscripciones a publicaciones periódicas como el diario España, Diario de África, Revista Española de Pediatría, poco a poco debido a los recortes en los presupuestos se va reduciendo el número de títulos llegando a 1964 con la única suscripción del Diario España. A veces las revistas las suscribía la biblioteca pero a veces lo hacia la Junta a cargo del dinero e la biblioteca.

Se seguían recibiendo donaciones del Ministerio de Exteriores y de otras entidades oficiales como el Instituto Nacional de estadística o al Oficina Española de Turismo de Tánger. Especialmente fructífera fue la relación con el Instituto de Estudios africanos con José Díaz Villegas, aparte de enviar a la biblioteca obras que publicaba el organismo también lo hacía de otros de temas afines perfilando de esa manera la rica colección especializada “África y mundo árabe”. Fruto de esa colaboración Cuevas estableció los contactos para que el IDEA publicase la obra de Abraham Laredo “Bereberes y hebreos en Marruecos” (1954, impresa en Tetuán).

La biblioteca además cedía lotes de libros a la embajada (1953), al Hospital español (1967) o al Casino Español (1954). (Curiosamente en este caso se cedió la enciclopedia Espasa que ellos mismos anteriormente habían donado a la biblioteca en 1941).

En esta época se gestionó la adquisición de la colección del Diario España a José Coelho González que contaba con todos los números de 1938 a 1962.

Traslado a la calle Bélgica
A partir de 1969, y aún en la terraza, se empiezan a preparar las cosas para el traslado a la calle Bélgica, la empresa Muebles Berenguer construye unas estanterías y se pule el suelo, se hacen percheros, mamparas, vitrinas, escaparates, mesas y sillas y se la empresa Miguel Antonio realiza el letrero Biblioteca Española.

Se piden presupuestos y memorias para habilitar el edificio de la calle Bégica, que ha estado 10 años vacío, para albergar la Biblioteca Española y el Centro Cultural Español.